quinta-feira, 10 de dezembro de 2015

¿Por qué no, Argentina?

Hoy asumió la presidencia de la República Argentina, Mauricio Macri. No lo conozco. No soy peronista ni nada que se le parezca. Tampoco soy opositor a todo lo nuevo, como veo que hay mucho intelectual superficial cacareando por ahí, vaticinando, con un espíritu nada patriótico, el fracaso que esperan que tenga la nueva gestión. Me permito, como argentino que soy, como alguien que viene trabajando en comunidad con personas de distintos movimientos sociales de base dedicados a la salud mental comunitaria, la prevención de las adicciones, la inclusión social, la educación popular, etc, disentir totalmente de la actitud negativa de quienes, con espíritu sectario y vengativo, vaticinan al nuevo presidente y a su gestión un fracaso que, si ocurriera, será pagado por toda la ciudadanía. Creo que la Argentina ya ha probado gestiones salvacionistas, verticalistas, donde no se discutía sino se imponía. Esto ya lo conocemos. ¿Por qué no probar algo nuevo, que puede ser para el bien de todos y todas? Soy partidario de acciones moleculares en la base de la sociedad, en las cuales las personas nos congregamos y actuamos en el sentido del bien común, más allá de partidismos o ideologías, más allá de credos o religiones, más allá de nivel educativo o nivel socioeconómico. Es donde me siento bien. Creo que el Estado debe estar al servicio del cuidado de los sectores más necesitados, los pobres, los desempleados, los jóvenes, los ancianos. Y el conjunto de la población, brindando educación pública gratuita, salud, habitación y seguridad para el conjunto de la ciudadanía. Me permitiría pedir, si no es demasiado, que por un momento nos dispongamos a sumar, no a restar. Desde mi juventud, me he visto obligado a coexistir con gente que se cree dueña de la verdad. Al mismo tiempo, he visto que quienes de hecho ponen el hombro a tareas de hormiga que construyen de hecho ciudadanía y vínculos sociales positivos, raramente tienen tiempo o energía para dedicarla a crucificar a los demás. Falta tiempo para construir.

Um comentário:

  1. Rolando: Me parece que tendrías que informarte más sobre quién fue y es Macri. Una pena que siendo sociólogo no lo tengas claro.
    Los que tenemos memoria sí lo sabemos y lo tenemos claro, lejos, lejos está de interesarle o piense que "el Estado debe estar al servicio del cuidado de los sectores más necesitados, los pobres, los desempleados, los jóvenes, los ancianos. Y el conjunto de la población, brindando educación pública gratuita, salud, habitación y seguridad para el conjunto de la ciudadanía."

    La lejanía a veces va haciendo ciegos a algunos. Una pena...

    Saludos desde Mendoza.

    ResponderExcluir