domingo, 29 de março de 2015

Construyendo

A veces cuando estoy un poco triste, me pongo a escribir. Esto me alegra. Es como si el sonido de las teclas fueran gotas de lluvia. O notas de una canción al piano. Algo tan simple me cambia el ánimo, para mejor. Es también como si llegaran a mí tantas otras oportundiades en que me he puesto a escribir, para compartir cosas que he venido descubriendo. Se junta la gente querida, que es mucha.  Tiempos oscuros que el andar de la vida fue transformando y sigue transformando en luz y en alegría. Es muy curioso todo esto. El vivir. El estar vivo, aprendiendo. A veces golpeando contra las piedras, otras veces levantando con las piedras una pared para hacer un cuarto. Este mundo en que vivo lo he ido haciendo como el pájaro hace su nido. Juntando pedacitos de vida y momentos. Así fui construyendo este estar aquí y ahora. Se juntan los tempos. El ayer de la infancia y el ahora, y todos los instantes entre el comienzo y este momento. Todo se une. Todo se junta. Todo es un solo estar aquí, en un tiempo unificado.

sexta-feira, 27 de março de 2015

Ventajas de no hacer nada

No hacer nada tiene muchas ventajas. Una de ellas, es que al no tener nada que hacer, uno refluye hacia la dimensión más sutil de la existencia, que es, en realidad, la propia vida. Esto lo puedo ejemplificar a partir de una experiencia que me ocurrió hoy o ayer, no recuerdo bien. Al saber que no tendría que ocuparme de determinada actividad, inmediatmente vi un cuadro de unas frutas y una cafetera. Era como un grabado. Lo veo ahora. Las frutas estaban dibujadas con trazos bien definidos, y al mismo tiempo nítidos. También ví unos colores pastel. Esto me tranquilizó. Uno de los efectos de no hacer nada es la tranquilidad. Uno se aquieta. Y también podemos no hacer nada cuando hacemos cosas, si es que le damos un poco de atención a ese tiempo que contiene todas las cosas, todo lo que existe. Es un tiempo parado, un tiempo detenido. Es uma forma de estar en el mundo. Se pueden hacer cosas, pero como dejándose ir, dejándose llevar. Así, uno es como si no estuviera haciendo nada, y sin embargo está haciendo lo que hay que hacer. 

terça-feira, 24 de março de 2015

Cambiando



Llueve en Mendoza. Y una parte mía todavía está llegando. Debe habrese quedado en João Pessoa, Paraíba. Pero ya va a llegar. Es tiempo de unidad, tiempo de reunión, tiempo de reencuentro. Yo creo que en la vida todo se orienta a la unidad. Todo se dirige hacia la unidad. Vengo a la hoja, que es mi lugar preferencial. Aquí está todo lo que amo, todo lo que existe. Vengo a la hoja cuando necesito respirar mejor, cuando necesito juntar mis pedazos. Leo, escribo y pinto, como formas de reunirme. Formas de disfrutar del viaje que es la vida. Aquí voy reteniendo fragmentos del existir que quiero preservar de la extinción. Vengo haciendo esto desde hace muchos años. Y aún el tiempo anterior, el tiempo previo, también está reunido en este acto. Este acto va reuniendo lo anterior y lo presente. Lo presente y lo futuro. La vida se va juntando en cada palabra. Cada letra es como una piedra que divide las aguas. Pasado y presente. Divide y reúne. Entonces leer y escribir es como dejarme fluir por la hoja, dejar que la vida vaya yendo. Va yendo y me lleva, como un bote. Escucho, que es mi modo preferencial de estar entre la gente. Escuchar es como escribir también. Cuando escucho, voy juntando lo leído y lo vivido. La vida de la gente se va juntando con mi vida pasada y presente. Hoy es feriado en Argentina. Día Nacional de la Verdad, la Memoria y la Justicia. No debería haber este feriado. No deberían marcarse en la memoria ni en la historia, la verguenza, la infamia, la traición, la abominación. No deberían forzarnos a recordar lo que debe ser olvidado. El pasado hay que procesarlo de manera constructiva, a los que nos tocó vivirlo. Si no, funciona como una amenaza para las generaciones que vinieron después. La estrutura del poder y del estado es una estrutura opresiva. El estado es una herramienta de dominación. Soltar la memoria, dejar que la percepción se vaya sanando de la recordación de lo doloroso. Cicatrizando las heridas en contacto con la nobleza y la esperanza de la gente sana del presente. El aquí y el ahora deberían ser nuestra preocupación, como argentinos, como pueblo y nación. Vengo a la hoja y aquí me dejo venir. Aquí la vida vuelve. No publicaría esto en un diario o en una revista, pues me lloverían agresiones como ya ocurrió alguna vez, cuando manifesté mi punto de vista sobre los trazos autoritarios que todavia impregnan fuertemente nuestra cultura como nación. Hay todo un ejército, una masa de maniobra al servicio de la dominación, a los cuales no podría enfrentar de manera igualitaria. Yo no pertenezco a ninguna organización que me pueda defender de la ira de quienes defienden a rajatablas el orden estabelecido. Pero en este pequeño espacio de diálogo, puedo decir lo que pienso, y lo hago. No para convencer a nadie de nada, sino para seguir siendo fiel a mi propia forma de ver el mundo. Creo que el mundo cambia a partir de pequenos cambios en mi persona y en las redes de las cuales formo parte.

domingo, 22 de março de 2015

Siendo

Esta mañana legué a Mendoza, procedente de Buenos Aires. Aeroparque, para ser más preciso. Buenas sensaciones al llegar a la Argentina. También en Río de Janeiro. Confluencia de aguas. Celeste y azul. Las aguas se encuentran. En algún momento, en un momento preciso,  siento la alegría de estar volviendo a la Argentina. Una fuerza que me acoge y que me envuelve. Me contiene. Sé que todo va a dar cierto. Todo va a salir bien. Todo está saliendo bien. Todo sale siempre bien. Celeste. Azul. Tierra. Cielo. Agua. Mar. Encontrar a mi padre. Un momento singular. Todo se reúne. El pasado y el presente. Renaciendo. Las raíces dieron nacimiento  a una flor. El cielo es algo concreto. Es algo para habitar. Es un lugar que podemos habitar.  Depende de nosotros, de cada uno de nosotros. Yo entiendo el Evangelio como una invitación, una llamada, una posibilidad que nos es dada. Pero depende de nosotros, de cada uno de nosotros, si hacemos o no el trabajo necesario para habitar ese cielo.  Esto que está aquí. El cielo que nos fue prometido. La tierra es ese cielo. Puede serlo. Depende de nosotros, de cada uno de nosotros. Yo soy el lugar al que debo volver. Yo estoy volvendo al lugar que yo soy. No hay otro lugar al que pueda pertenecer. No hay otro lugar que yo pueda ser. Yo voy volviendo, en la medida en que voy aceptando el amor como la ley de mi vida. A medida que voy aceptando que la vida me fue dada como una opción por el amor, una opción por la justicia, entonces puedo irme integrando en el ser que soy. Puedo ir siendo el ser que soy. Yo soy parte del todo, y soy el todo también. El todo está en la parte, y la parte está en el todo. El todo y la parte son una sola cosa. 

sexta-feira, 20 de março de 2015

Meu eixo. Meus eixos

Não sou petista. Mas sou menos ainda anti-PT. Se sou anti, é anti-imbecilidade, anti-idiotice. Tenho retirado da minha lista de amizades, aquelas pessoas que postaram na minha página manifestações de ódio de classe. Não vivo de ódio. Trato de erradicar do meu coração aquele ódio que foi se infiltrando ao longo da vida e dos acontecimentos.

Transformar a merda em flores. Esta é a minha tentativa, como terapeuta comunitário, como ser humano. Tenho descoberto que o eixo do meu existir está em um mundo ao meu alcance. Pessoas com quem posso interagir cara a cara, diretamente. Amigos e amigas que embora possam estar distantes fisicamente, formam parte do meu ser. Estão em mim.

Minha ênfase está na construção, sempre esteve e sempre estará. Inclusive foi assim quando as circunstâncias da vida me obrigaram a resistir à violência e ao arbítrio, de 1966 a 1973. Sou a favor. Sempre fui de construir. De fazer juntos. E não vou me distanciar deste rumo. Este é o meu rumo. Este é o meu eixo: construção. Fazer juntos.

E não é por acaso que estas reflexões surgem em momentos em que o Brasil vem sendo sacudido por uma desestabilização mediática que quer fazer com que as pessoas se movimentem pelo medo, pela irracionalidade. Estou fora disto. Meu eixo, minha sina, meu destino, está no amor, no construir, no fazer juntos. Sempre esteve e sempre estará. E isto implica em liberdade e responsabilidade. Por isso fiz a limpeza do meu Facebook. Tentando fazer com isto também, uma faxina na minha alma.

quarta-feira, 18 de março de 2015

Territorio

Como tantas otras veces, me pongo ahora a escribir. Como un intento para volver a ese estado y a ese sentimiento literario y poético en el cual me puedo reconciliar conmigo mismo y con la vida. Escapar de las presiones de la prensa que se satisface en tratar de desintegrar aún más el sistema democrático y la sociedad. Apartarme de la negatividad de las masas amorfas y fascistas del domingo pasado, que invadieron las calles con su resentimiento y su odio. Cada palabra que pongo, cada recuerdo que me viene de un libro leído, de un poema, de un escrito en el que pude encontrar una rendija de luz, me van trayendo de vuelta al lugar que me pertenece. Al lugar donde puedo ser y de hecho soy el que soy. Soy el que es. Es necesario que la persona tenga un lugar donde pueda ser. El mío son estas hojas, son las hojas que escribo y las que leo. Son las telas donde pinto, donde dejo que los colores me acojan, me digan cosas. A veces por un motivo o por otro, no puedo pintar o dibujar como quisiera. Sin embargo, aún así veo y siento los cores. Celeste y azul. Blanco. Amarillo. Verde. Patria no es allá o acá: es donde estás. O en ningún lugar, dijo Hermann Hesse. Cuando consigo dejarme refluir a estos territorios crepusculares, empieza a volver mi fuerza. Vuelvo a reconocerme. Otra vez me siento ser el ser que soy. Siento otra vez que soy yo mismo. Soy el que es. 

Foto: Edgar Allan Poe

terça-feira, 17 de março de 2015

Defender a democracia

Muitas coisas vem ao pensamento, a respeito da mobilização de domingo passado, contra a presidenta do Brasil, Dilma Rousseff, e contra o PT, o Partido dos Trabalhadores. Essas passeatas tiveram o tom do ódio, do ressentimento. Dilma disse ontem à noite, na TV, algo que creio que todo mundo deve ter prestado atenção. Ou deveria. A presidenta da República advertiu que quem cria instabilidade, está fazendo um jogo perigoso. A instabilidade vai atingir não apenas a quem estes agitadores visam, mas o conjunto da sociedade e do sistema democrático. Esta é uma advertência séria. Acredito, como muitas pessoas, que não se pode pôr em risco a institucionalidade democrática, sob o subterfúgio de que se está “combatendo a corrupção. Corrupção = PT”. Este é o jogo da rede Globo. Este é o jogo de outras emissoras de TV que seguem à risca essa mesma cartilha. Martelam manhã, tarde e noite com a mesma ladainha: congresso corrupto, políticos corruptos. Leia-se: “Políticos corruptos = políticos do PT”. Estão destruindo a credibilidade na democracia. É o jogo do fascismo. É o jogo da ultradireita antidemocrática. Essa massa de desmiolados que encheram as ruas com cruzes esvásticas e apelos para que venha uma ditadura, deveriam ser enquadrados em alguma lei de defesa da democracia, se é que esta lei existe. E se não existe, deve ser criada. A democracia deve ser capaz de se defender dos seus inimigos. Democraticamente. Não sou do PT, embora o tenha votado em várias disputas eleitorais. Isto me deixa muito à vontade para partilhar estas considerações. Mas não posso ficar parado vendo o jogo perverso que a direita mais reacionária está fazendo, mobilizando uma multidão de ressentidos inconformados com a derrota do PSDB nas últimas eleições, e com a política de inclusão social que vem sendo praticada pelas gestões nacionais do PT, em campos chave da vida social, como a educação superior, a moradia e a saúde. Muito há ainda para ser feito, mas este país tem dado passos largos em direção a uma sociedade mais igualitária. Até os inimigos da democracia seriam mais felizes em um país onde não houvesse tantos pobres nem marginalizados. Mas para isto deveriam mudar o foco do TER, para o SER. Algo que Paulo Freire ensinou, e pelo qual continua a ser reconhecido em todo o Brasil e no mundo inteiro.