sexta-feira, 19 de dezembro de 2014

Unidad

Como no tenía nada que hacer, me ponía a escribir. El calor de la tarde mendocina. Las letras pareciendo de a poco en la hoja. Un pantallazo de un año que está por terminar. Me parecía increíble haber estado en tantos lugares. Haber hecho tantas cosas. Descubrimientos, superaciones. Cosas que empiezo a aceptar. Cosas que empiezo a comprender. La vida se va juntando, se va integrando, componiendo. Como un rompecabezas que se arma y se desarma. De pronto el ejercicio de escribir va poniendo todo en su lugar. Se juntan los momentos, las personas, lo aprendido, los lugares. Mendoza y Joáo Pessoa. Paraná y Buenos Aires. Posadas y San Luis. Fortaleza y Brejo das Freiras. Carlos Paz y Cuiabá. Chapada dos Guimaráes. 

Cada lugar es como un mundo que gira sobre sí mismo. Y también cada lugar es como un universo que se une a otros universos, formando un infinito. Este momento. Este dejarme ir en palabras sobre la hoja, esta tarde mendocina de calor. Una tarde en la que el libro que compré anoche en la librería de la calle San Juan, es como un refugio. Una puerta hacia otros lugares. Una puerta hacia mí mismo. Libertatura. La liberación que la literatura propicia. El crear mundos para uno mismo, en esos instantes furtivos o en esas largas jornadas en las que la pared que te separa del mundo externo, deja de existir. Entonces eres uno, eres una, una unidad. Algo que está aquí y respira. Y todas tus noches, todos tus días. Todas tus caminatas, tus caminos, todo confluye en este justo lugar. Entonces respiras. Entonces ya la tarde. Entonces Mendoza. Argentina dos veces. Dos veces Argentina. Dos veces argentino.  

quinta-feira, 18 de dezembro de 2014

Jesús

Hay un tiempo para todo. Sí, existe un tiempo para todo propósito debajo del sol, dice el Eclesiastes. Hablar sobre Dios o sobre la vida espiritual no es privilegio de ciertas personas. Cualquiera que tenga alguna experiencia sobre el asunto, puede y debe compartir lo que sabe, para que juntos podamos crecer en este aspecto tan esencial de la vida humana. Jesús fue un ser humano, y al mismo tiempo, él es la presencia de Dios en cada uno de nosotros, y entre nosotros.

Hoy leía en el Evangelio unas palabras de Jesús, acerca de que él y el Padre son uno solo, y que lo que pidamos al Padre en su nombre, nos será dado.

Esto nos llama a una fe intensa y profunda, a una certeza de que en cada uno, en cada una de nosotros/as, existe ese poder de amor infinito, capaz de obtener lo que deseamos y necesitamos.

En muchos pasajes del Evangelio, Jesús nos llama a esa fe concreta en nosotros mismos y en Dios. Nosotros mismos y Dios. Dios no está lejos.

Me acuerdo de un libro que leía en mi juventud, del Swami Vijoyananda, llamado Vedanta Práctica. Había un capítulo intitulado “¿Por dónde empezar?,” que se refería a la búsqueda de Dios.

Decía que uno podía buscar a Dios donde estuviera más cerca: en nosotros mismos. Me maravillaba que Dios estuviera tan cerca. Es más íntimo que lo más íntimo.

Esta proximidad con Dios, esta intimidad con Dios, son buenas para recordar. En mi infancia veía la luz de Jesús, la luz de la Divina Madre, como un amarillo vivo que ocupaba toda la casa donde vivíamos con mis padres y hermanos, en la calle Leonidas Aguirre, en Mendoza.

Más tarde, en 1977, lo veía Jesús y a la Divina Madre dentro mío, cuando hacía el servicio militar en Puente del Inca. En el año 1978, tuve la oportunidad de saberme acompañado por su divina presencia, cuando me tocó pasar por una situación difícil en la Policía Federal en Buenos Aires.

Años después (2008), en João Pessoa, al integrarme a Kairós-Nós Também Somos Igreja*, la vivencia de Dios y de Jesús se hizo más convivencial. Continúo estudiando el Evangelio, el camino de Jesús, y trato de vivirlo cotidianamente.

Creo que hay tantos caminos hacia Dios cuantas personas en el mundo. De él me aproximan la familia, los amigos y amigas, la Terapia Comunitaria Integrativa, la poesía y la literatura.

--
* Visite o blog: http://kairosnostambemsomosigreja.wordpress.com/

quarta-feira, 17 de dezembro de 2014

Libertatura

Como um livro pode me trazer tanta alegria! Como este livro Libertatura, recém nascido neste ano de 2014, ano de tanta movimentaçao interna e externa, tem me trazido e continua a me trazer tantas satisfaçoes!

Alguns leitores e leitoras tem me feito saber das suas sensaçoes, da sua experiência com Libertatura. Algumas destas opinioes foram e sao tao marcantes, que percebo que livro é e continua sendo um espaço aberto, um lugar de recuperaçao da pessoa humana.

Um lugar onde o ser pode ser. Um lugar onde posso ser, e os leitores e leitoras podem ser, também. Todos e todas ao modo de cada um, de cada uma. Modos próprios, cambiantes. Libertar a liguagem, libertar a palavra. Se libertar na palavra e com a palavra. Recuperar a linguagem interna, as linguagens internas. Se ter de volta.

Leia o livro completo aqui: 

https://drive.google.com/file/d/0B4KS2GvQoLgHbmJsTTNjdnJEdjQ/view?usp=sharing

segunda-feira, 15 de dezembro de 2014

Un lugar para mí

El lugar que soy yo. No sabía cuál sería la expresión más correcta. Tal vez un resabio de la hiper-exigencia que quería ir dejando atrás, para aceptarse tal como era. Tal como soy. Tal como soy. Yo soy así. Esto lo escribía con referencia a lo experimentado en dos encuentros de Terapia Comunitaria Integrativa: un curso de formación en Cuiabá, Mato Grosso, Brasil, y el otro, una intervisión en Paraná, Entre Ríos, Argentina.

Un lugar adentro mío, pensó. Sintió. Vio. Un lugar adentro mío. Ambos momentos de una participación intensa y tranquila, fluyente. Un verse en las historias de la gente. Un reconocerse humano. Saberse de pronto humano. Quién sabe nada más ni nada menos que eso. Humano, simplemente humano. Y ahora en Mendoza, esta tarde en Mendoza, dejar que algunas palabras vengan a la hoja. Como tantas otras veces, sabiendo que es una tarea precaria, aproximada. Lo total de la vivencia irá viniendo de a poco, como un alimento guardado en lugar apropiado.


Hay más lugar, se dio cuenta. Veía hacia adentro y veía que ahora hay más lugar. Cuando soy yo mismo, cuando sé que soy humano, un humano así como este que ahora escribe estas cosas, hay más lugar. Un espacio más grande se libera adentro, donde ahora veo blanco y negro: dos baldosas o dos ladrillos empalmados, ajustados. Formando la base de un piso que se extiende en todas las direcciones. Ahí me apoyo. En esto veo la grandeza de la Terapia Comunitaria Integrativa. Uno se recupera como gente. Uno se va teniendo de vuelta como persona. Esto no tiene precio.  

segunda-feira, 8 de dezembro de 2014

Poeticidad

Esta mañana, en casa de Luzimar, la poeticidad empezaba a organizarse. Las plantas en el patio. Los niños. El agua acumulada en el piso, como espejitos transparentes. La ciudad medio vacía por el feriado. La Inmaculada Concepción de la Virgen. Como si el placer y el amor, lo humano, fueran pecado. Pecado es la disociación. 

¿Cómo podría actuar siempre igual, si todo cambia? El ser no es, está siendo. Y yo, que soy, también estoy siendo. Todo está siempre siendo. Todo es móvil. De ahí la inseguridad de la que no puedo escapar. Pero está la poeticidad, que repone la unidad del mundo y de la vida. Los colores son sensaciones y recuerdos precisos, indiscutibles. Ese mundo silencioso es unificado. 

sábado, 6 de dezembro de 2014

Sentimientos

Hay veces que tengo una sensación de admiración. Por estar vivo. Por lo que es la vida en sí. Algo incomprensible e inexplicable. Maravilloso. También siento alegría y sorpresa. Agradecimiento. Perplejidad. Todo esto, por estar aquí, formando parte de algo que supera mi actual capacidad de entender. Tal vez un día sepa. De algún modo sé, sin saber. Ese saber callado que nos une a todo lo que existe. Esta tarde participé de un almuerzo con mi familia paraibana. Sentimientos. Historias en común. Vivencias. Proyectos. Sueños. La historia continúa. Dos veces argentino. 

quinta-feira, 4 de dezembro de 2014

Frases

2014-05-08 16.39.22Hoje lembrei de uma frase de Max Weber. Não textualmente, mas no sentido. Dizia ele que o homem atual corre atrás de metas que perdem sentido ao serem alcançadas.

Também venho lembrando, há dias, de um ditado que a minha mãe repetia: “zapatero, a tus sapatos”.

Finalmente, hoje lembramos em grupo, de uma frase de José Comblin, que diz: “A ação cristã vai atrás da pessoa esquecida”.

Eu posso ser essa pessoa esquecida.

Hoje tive consciência de estar aqui. Tomei conhecimento, senti, a minha presença. Eu sou este ser que está aqui respirando, pensando, sentindo, projetando, amando, temendo, orando, lendo, escrevendo. Senti a minha inserção na minha família e nas redes de relações que me constituem. Enraizamento.