terça-feira, 27 de janeiro de 2015

Terapia Comunitária Integrativa em Cuiabá, Mato Grosso

Em novembro de 2014, a equipe formadora do MISC-PB participou do curso de formação em Terapia Comunitária Integrativa promovido pela UFMT em Coxipó do Ouro. Nesta reportagem, podem ser vistos terapeutas em formação, que realizam rodas de TCI em Cuiabá.

http://g1.globo.com/mato-grosso/bom-dia-mt/videos/t/edicoes/v/horto-florestal-em-cuiaba-tem-rodas-de-terapia-comunitaria/3919038/

domingo, 25 de janeiro de 2015

Este es mi mundo.



Definitivamente, verdaderamente y claramente, este es mi mundo. Me dejo deslizar a él cada vez que puedo. Me dejo ir a esas regiones crepusculares donde sólo el sueño es real. La imaginación y el deseo. Donde todo va siendo construído con mis propias manos. Allí soy yo mismo. Son los mundos de lo poético y lo literario. Los mundos de ensueño adonde puedo ir cada vez que lo deseo. Mundos de amor, de paz, de felicidade. Armonía, beleza y justicia. Allí me dejo estar. Me rehago. Me encuentro con todas las personas queridas. Las que viven en el mundo físico y  aquellas que ya se fueron. Todos están aquí. Yo estoy aquí. Aquí está todo, y esto es todo. Feliz.

sexta-feira, 16 de janeiro de 2015

Jornada

El día llegaba a su fin. Como tantas otras veces, intentabas retener algo de lo que había sido la jornada. Algunas percepciones y vivencias. Una sensación de que el tiempo justo es una realidad concreta, es una ubicación exacta en el espacio, en el fluir de los acontecimientos. Una percepción muy tenue, algo luminoso que está por todas partes y te envuelve. Puedo dejarme llevar. Puedo confiar. Puedo ir por allí. Esto no suprime mi discernimiento, pero me permite saber que puedo confiar. El presente es esto. Es lo que está aquí. Soy yo. Ahora.

domingo, 11 de janeiro de 2015

Confianza



Ahora la hoja empieza a recibir las palabras que vienen a esta hora. Aquí. Ahora. Esto. Yo. Es como si fuera una especie de resúmen. Confianza. Integración. Unidad. Fluidez. Confianza, pensaba. Aquí está el eje, o uno de los ejes. Aprender a confiar. Ver que uno es capaz. Saber que uno es capaz. Capaz de actuar con sentido, integradamente, colectivamente. Y saber que uno también es capaz de actuar individualmente, con sentido, pues el sentido integra con lo colectivo. Saberse humano. Es decir, alguien que também se equivoca. Alguien que duda. Pero también acierta. Acertar y dudar son puntos de vista. Es necesario dudar. Yo dudo, pues reflexiono, evalúo. Si no, sería un robot, actuaría mecánicamente. Hay acciones mecanizadas, o semi-mecánicas, pero el vivir en sí, la vida como una totalidad, no puede estar mecanizada o ser mecanizada. La duda forma parte del proceso de decisión. Dudo tratando de acertar. Pensar en lo que me hace bien, me alegra, me da satisfacción. Pensar en las cosas que andan bien en mi vida, me hace bien. Anoche pensaba en esto, y me alegraba. Hoy también. Gente muy querida. Recordarla con precisión, y también vagamente, de diversas formas. Recordar gente querida, de la familia, y amigos, colegas, personas con las que tenemos trato cotidiano o habitual, que nos hacen bien, por su modo de ser y de actuar, por sus cualidades. Esto hace bien. Esto me va dando una sensación de integración, enraizamento, pertenecimiento. Gente desconocida que me ha hecho bien. Personas solidarias que encontré en momentos cruciales, en situaciones muy difíciles que me tocó pasar. Saber que esto es el tejido de la vida. Saber que me voy apropiando de mi propia vida al escribir y al reflexionar. Me voy haciendo dueño de mi pasado y de mi presente, mi estar aquí y ahora. 

sexta-feira, 9 de janeiro de 2015

Insomnio

Una noche sin dormir, uno se hace una especie de testigo de sí mismo. Veo mis pensamientos, mis sentimientos, mis deseos. El movimiento de mi imaginación y mi memoria. Veo televisión. Hojeo un libro. Refexiono. Medito Y en todo este quehacer aparentemente desconexo, me voy ordenando, me voy organizando. Escribo. Ando por la casa. Huelo el olor a yuyos de la montaña que entra por la puerta, y mi sentimiento se va lejos. Lejos aquí cerca. Uspallata, el Challao, Puente del Inca, Malargue, tantos lugares. Tal vez el tiempo se ajuste en estas jornadas sin dormir. Tal vez sean tiempos de realmente estar uno ajustándose por dentro y en el mundo más grande.

sábado, 3 de janeiro de 2015

Leyendo y escribiendo

Son muchas las razones que me mueven a leer y a escribir. A internarme en lo poético-literario. Ya lo hago como parte de mi propia naturaleza, o sea, por la necesidad que tengo de ser más yo, y por eso me sumerjo en esas realidades que nacen de la observación aguda y el sentimiento sutil. O bien (y esto es sólo una entre muchas otras razones o motivaciones), lo hago como un ejercicio placentero que me alivia de cierto tedio que de pronto puede haber llegado a instalarse, oriundo de la rutina, el uso, las costumbres, los diarios, la TV, la propaganda política, la creencia en el estado, los dogmas, etc. La literatura me ofrece entonces un doble descanso, al menos. 

 

Se relaja la opresión de lo instituído (y destituído), y al mismo tiempo respiro mejor. Me animo, me reanimo. Recupero la alegría de vivir o la intensifico. Mi percepción se agudiza, y aumenta mi creatividad, mi sensación de formar parte, de ser parte, y de ser todo con el todo y con las partes. Por otra parte, el escribir y el leer me integran también al vasto mundo de la historia y los países, la gente diversa y sus particularidades. Todo esto me devuelve una sensación de realidad y de eternidad.

quarta-feira, 31 de dezembro de 2014

Renovación

Necesitaba estar en este lugar. En el lugar donde me siento bien. El lugar que soy yo. La página de un libro que vengo escribiendo con mis pasos, con mi deambular por esta tierra. Sólo esta intención, el saber que ese lugar existe y soy yo, me trae paz. Una paz silenciosa y audible. Y ahora, en esta hora en que me pongo frente a la hoja para escribir esto que estás leyendo, es como si se completara un ciclo. Como si se cerrara todo lo vivido en este año que está por terminar. Veo así como de repente, un panorama de todos los lugares donde estuve. Las experiencias vividas, cada una de ellas, como una vivencia completa. Semillas que crecieron en un suelo fértil. Descubrir que se puede, que yo puedo, que juntos podemos más. Que los sueños de ayer florecieron y siguen vivos. Son sueños compartidos y sueños personales. 

Sueños entrelazados, reforzados por la fuerza del tiempo. Ahora que faltan pocas horas para que empiece el año nuevo, espero con esperanza, que toda la esperanza crezca y se multiplique. Que sea cada vez más humano nuestro mundo y nuestro trato. Y que seamos capaces de insistir en la realización de esa vida única e irrepetible que es la vida de cada uno, de cada una. Que esas vidas, todas las vidas y la gran vida, sean como una rueda que gira, un río que corre y se renueva volviendo una y otra vez a su fuente y recomenzando a andar.